El objetivo 50mm es muy popular entre los que comienzan en la fotografía porque una de sus principales características es que «se acerca» al ángulo de visión del ojo humano, así se torna mucho más sencillo encuadrar mejor en situaciones donde un angular o un teleobjetivo no se ajustan a la escena.

pablo pena

Otro aspecto importante para resaltar en este tipo de lentes es su desenfoque (bokeh). Al ser un objetivo intermedio en la escala de distancias focales, el 50mm posee una gran capacidad para desenfocar los fondos, resaltando todo lo que se encuentre en primer plano. Esto se traduce en poca profundidad de campo.

Lo que no hay que fotografiar con un objetivo 50 mm

En retratos de mujeres de primer plano no favorece, suelen aparecer algo distorsionadas y no es lo que queremos. Lo ideal es objetivos largos, yo suelo utilizar 70-300 mm. Los objetivos largos crean una compresión muy favorecedora. Pero en DX es como si hubiésemos usado una distancia focal mayor. En el caso de este recorte, es como si hubiésemos usado una distancia focal x1,5 veces mayor. Un 75mm en vez de un 50mm, por ejemplo, y en ese caso tiene más compresión.