Teleférico Santiago

Luego de que los visitantes se suben a las cabinas, éstas van saliendo de las estaciones, y es en ese momento en que se produce un pequeño vaivén, el que marca el inicio de la trayectoria en el Cerro San Cristóbal. Durante el recorrido se puede ver y disfrutar de una buena parte de Santiago y de la inmensidad de la Cordillera de Los Andes. Un detalle. Si se inicia la experiencia desde la Estación Cumbre, se puede disfrutar aún más de la panorámica que ofrece la ciudad, ya que las cabinas cuentan con un gran ventanal en su lado derecho, ideal para sacar fotografías desde las alturas.

Las nuevas cabinas se destacan por su tecnología, ya que fueron hechas pensando en el confort y seguridad de sus usuarios. Cuentan con panel solar, sistema de ventilación, el que permite estar a gusto y sin sentir las temperaturas del verano, intercomunicadores para contactarse con los operadores y asientos abatibles para el acceso y traslado de personas con sillas de rueda, coches con niños pequeños y personas con movilidad reducida y requerimientos especiales. También fueron renovados otros elementos del teleférico, como el cableado, las torres, entre otros.